FELLNER DEJÓ INAUGURADAS LAS SESIONES DE LA LEGISLATURA

El Gobernador de la Provincia, doctor Eduardo Fellner dejó formalmente inaugurado el 152° Período de Sesiones Ordinarias de la Cámara de Diputados de la provincia. A continuación se detalla el mismo.

 

Vengo nuevamente ante esta Legislatura a cumplir con la manda constitucional que marca el artículo 137, de la Constitución Provincial en el inicio del Periodo de Sesiones Ordinarias, de este año 2013.

A diferencia de lo acontecido en anteriores oportunidades en que me he presentado ante Uds. buscando repasar en mi mensaje todo el estado general de la administración, dejo en esta ocasión informe detallado de las distintas áreas de Gobierno, respecto de la acciones cumplidas durante el año 2012 para información de los Sres. Legisladores y me ocuparé de abordar, en esta instancia, solo temas que a mi entender merecen especial mención por  su trascendencia, actualidad y repercusión social.

En ese orden considero que debo, en primer lugar, referirme a la situación económica financiera de la administración, habida cuenta de que el Estado y el funcionamiento de la hacienda pública siguen teniendo un rol fundamental como sostén y motorizador principal de la economía de Jujuy.

Sin perjuicio de la información detallada que dejo a disposición, corresponde mencionar que durante el ejercicio 2012 la Provincia ha recibido puntual y correctamente los fondos de Coparticipación Federal que le corresponden de acuerdo a la normativa vigente y a la recaudación nacional. También, el financiamiento que oportunamente solicitamos para cubrir los requerimientos de desequilibrios, atrasos de tesorería y servicios de la deuda.  Todo ello, en el marco de los convenios de “Desendeudamiento y Asistencia Financiera”, firmados en Diciembre de 2011 con el Gobierno Nacional que también abarcan este ejercicio 2013.

No puedo soslayar, en esta instancia, una mención a las discusiones y planteos que se realizaron y aún persisten en torno al régimen vigente de coparticipación federal, pactos fiscales, fondos especiales y otras variables en materia de distribución de recursos entre Nación y provincias y entre éstas entre sí, que llevaron incluso, a acciones de índole judicial. Sin pretender entrar en esas discusiones, ni cuestionar los posicionamientos políticos de nadie en este mensaje, sí quiero por lo menos ratificar mi posición personal al respecto.

Es la propia Constitución Nacional de 1994, la que prevé que se debe sancionar un nuevo Régimen de Coparticipación Federal y marca además, los mecanismos de un consenso federal previo, que debería ser plasmado en un proyecto de ley convenio entre Nación y todas las Provincias, requiriendo cámara legislativa de origen, mayorías parlamentarias especiales y aprobaciones legislativas provinciales posteriores. En el año 2004, siendo Néstor Kirchner Presidente de la Nación, se esbozaron y promovieron propuestas de acuerdo tendientes a lograr el reparto de los recursos, teniendo presente criterios de equidad, solidaridad e igualdad de oportunidades para todos los argentinos. El egoísmo y mezquindad de algunos gobernadores de entonces, sobre todo de las provincias más grandes, impidió todo andamiento en este sentido.

Si hoy se pretende entrar en el debate del régimen federal de reparto de recursos, con toda la incidencia que ello tiene no sólo en los gobiernos sino en la vida misma y futuro de la población, estamos dispuestos a hacerlo. Ello, siempre y cuando se parta del concepto de Nación, que queremos y creemos federal, integrada, igualitaria y sobretodo solidaria. El debate habrá de darse con la altura institucional y política que la cuestión merece y no como algunos pretenden con una “libreta de almacenero” en mano, con el criterio rector de: “puse tanto y quiero tanto”.

Mientras estas condiciones no se den, es decir no se parta del concepto de Nación, no se tenga la altura institucional y política,  mi Gobierno seguirá más firme que nunca respaldando las políticas que Néstor Kirchner primero y la Presidenta ahora, implementan en materia de distribución, asignación y afectación de recursos siguiendo principios de equidad, solidaridad y corrección de asimetrías, independientemente de los fondos de copartipación y asistencia financiera. Estoy convencido que Jujuy nunca recibió tanta inversión pública nacional como en los últimos 10 años. Y creo que es injusto no considerar lo que desde el Estado Nacional se ha invertido e invierte en caminos, rutas y puentes; electroductos, gasoductos y obras hídricas; en hospitales y centros de salud; en viviendas y soluciones habitacionales; en conectividad y redes hasta para los lugares más alejados; en escuelas, salarios docentes y equipamiento educativo con computadores incluidas; en jubilaciones y pensiones incorporando a las amas de casa; en Asignación Familiar por Hijo contemplando ahora también la mujer embarazada; en programas de empleo, en cobertura social directa y en tantas, pero tantas otras cosas más, eso hace a una justicia distributiva de los recursos federales.

Sostuve el año pasado que nos proponíamos en nuestra gestión incrementar la recaudación provincial de recursos con el fin de mejorar la participación de estos ingresos en el total de recursos tributarios con que cuenta la provincia en razón del escaso porcentaje que estos vienen representando desde hace ya muchos años. Para que se entienda, de cada $100 de recursos tributarios que ingresan al Estado Provincial, $ 87 provienen de Coparticipación Federal y leyes especiales y sólo $ 13 de ingresos tributarios provinciales, es decir un 13% de la recaudación tributaria provincial. El camino para lograr el objetivo de esa mayor participación es largo, depende de numerosos factores y variables  y sobretodo requiere de mucha sensatez y equilibrio.

Una restructuración de la administración tributaria, con priorización en las tareas de concientización y encaminando los ejes de funcionamiento en forma decidida hacia la recaudación y fiscalización, ha permitido un incremento de recaudación provincial que ha colocado aquella participación a que me refería en un 16,54 %, durante el año 2012 marcando la mayor incidencia, el impuesto de sello e ingresos brutos.

Las modificaciones que esta Legislatura introdujo a la normativa vigente y la adecuación equilibrada de las valuaciones fiscales inmobiliarias permiten avizorar, para este y el siguiente ejercicio, la continuidad del incremento de recaudación que sostendrá la tendencia indicada si mantenemos y mejoramos aún más el sistema diseñado para nuestro ente recaudador, cuyo eje central es ampliar la cantidad de contribuyentes.

Justamente a este efecto, es que esta Legislatura sancionó la Ley 5736 de “regulación de complejos comerciales no convencionales”. En el año, se ha relevado desde su entrada en vigencia, la existencia de 72 emprendimientos que albergan más de 4000 puestos, la mayoría ubicados en la Ciudad Capital; se identificaron a los administradores de los emprendimientos y a los titulares dominiales. La proliferación de estas ferias que parecieran ser comunes en muchos lugares del País, no nos exime de que trabajemos fuertemente con los Municipios en aras de ir regularizando la actividad, llevándola a su normalización y blanqueo, conforme la misma ley lo prevé y permitiendo que muchos de los que trabajan en esos lugares puedan incorporarse al Sistema de Monotributo.

Iguales perspectivas favorables tenemos con respecto a los recursos provenientes de regalías mineras, que nuevamente se han incrementado en el ejercicio pasado y que este año serán aplicados, en los términos que lo establece la nueva ley sancionada también por esta Legislatura.

También destaco que hemos cumplido con los objetivos de austeridad, control en la ejecución del gasto y previsibilidad financiera durante el ejercicio fiscal.

Sabido es que desde hace muchos años el gasto en personal es de mucha significación en el sector público: en el Presupuesto que Uds. aprobaron a fines del año pasado se habla de un 63% del gasto total presupuestado. De todas formas debo decir que en materia salarial del sector público, hemos contado con la comprensión y acompañamiento de prácticamente todos los sectores gremiales y se han seguido, en términos generales, las pautas de actualización y aumentos adoptadas a nivel nacional. Prevemos para este año similar situación.

Sí es bueno que Uds. conozcan que en los últimos 10 años, el sueldo promedio de un trabajador del Estado Provincial pasó de $ 880 ( año 2003) a $ 5.400 (año 2012), representado ello un 547% de aumento, lo que denota los esfuerzos que desde el Gobierno se realizan en ese sentido.

Sostenía el año anterior, en este mismo recinto, reiterando una clara posición desde el inicio mismo de esta gestión de Gobierno, que la generación de políticas de apoyo e impulso a las actividades productivas y de servicios, con intervención del Estado, como promotor estratégico y facilitador de las iniciativas privadas, serían uno de los ejes principales de nuestro accionar en el convencimiento pleno de que, de ello depende, no sólo el desarrollo y crecimiento, sino en definitiva el progreso de Jujuy.

El análisis de lo logrado en este corto tiempo de gestión, y hasta aquí, nos coloca en una valoración realmente positiva. Ello también nos incentiva a redoblar esfuerzos para continuar por el mismo camino, trabajando mucho más, buscando los medios y acompañamientos adecuados, aceptando las ayudas y asesoramientos que sean apropiados para el caso. Es decir, dejando de lado cualquier actitud de soberbia, extremando el ingenio y utilizando al máximo las herramientas que brinda el Estado Nacional pero fundamentalmente removiendo los obstáculos internos y externos que buscan oponerse a ese anhelo de cambio y de superación que sinceramente creo, está en la gran mayoría de los jujeños.

Seguramente es el sector minero, juntamente con el de sus proveedores de bienes y servicios, el que mayor dinamismo experimentó durante 2012 y lo que va de este 2013. El posicionamiento de la nueva Secretaría de Minería y su estructura, la mayor presencia de una nueva Comisión Directiva de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), el fuerte respaldo de los distintos estamentos del Gobierno Nacional, comenzando por el compromiso de la propia Presidenta de la Nación de respaldar una actividad minera sustentable y seria, generadora de riqueza y trabajo genuino directo e indirecto para miles de argentinos, productora de industrialización y valor agregado in situ, con respeto y consideración por el medio ambiente y las comunidades, han posibilitado una movilización de la minería que ha sido importantísima.

En nuestro caso, creo que lo más destacable ha sido la puesta en marcha oficial de la construcción de la planta de producción de carbonato de litio y potasio realizada por la empresa “Sales de Jujuy S.A.”  en el Departamento de Susques. Como Uds. saben la viabilidad de este proyecto, como el que ha encarado Lithium Americas y su subsidiaria Exar S.A. sobre el salar de Olaroz-Cauchari, que está en un proceso de definición de los financiamientos necesarios para ponerse en marcha, fue un verdadero desafío para todos y requirió del esfuerzo y predisposición de mucha gente.

Recuerdo claramente los numerosos interrogantes y dificultades de coordinación que particularmente se nos plantearon respecto de estos temas y que llevaron incluso a que esta Legislatura sancionara la Ley 5674 que declara “recurso mineral estratégico” a las reservas minerales que contengan litio y creó además la figura del Comité de Expertos, estableciendo su necesaria intervención para la aprobación de cualquier proyecto.

Lo novedoso de los emprendimientos, las inversiones realizadas y las anunciadas para las siguientes etapas de los proyectos, la instalación de la importancia que actualmente tiene y a futuro se ve para este recurso mineral; la posibilidad cierta de la generación de riqueza y trabajo genuino; el enorme impacto directo en las comunidades situadas en las cercanías de los emprendimientos y un desarrollo distinto para la región y la necesidad de una participación más fuerte del Estado no sólo en la gestión y el control, sino también en la distribución de la renta minera, fueron sólo algunas de las cuestiones que entraron en la consideración y debate.

Pero en definitiva, fue la predisposición al diálogo y la buena voluntad de hacer de todos, por sobre todas las cosas, -y más allá de los posicionamientos particulares-, los que permitieron concretar un modelo original e inédito en la producción jujeña de carbonato de litio y potasio en nuestros salares que incluye a las comunidades originarias, a los operadores mineros, inversionistas, trabajadores, proveedores de bienes y servicios y al propio Estado, por medio de su empresa estatal Jujuy y Energía Minería Sociedad del Estado (JEMSE).

La iniciación oficial de los trabajos para la producción del carbonato de litio, con la participación de todos los involucrados y las presencias del Vice Presidente de la Nación, del Embajador de Japón, de los máximos responsables de las firmas operadoras e inversionistas (Orocobre y Toyota Tusho) y el respaldo al emprendimiento puesto de manifiesto por la propia Presidenta de la Nación, en video–conferencia realizada en esa oportunidad desde Purmamarca, hace que realmente podamos esperanzarnos no sólo en la viabilidad de los proyectos en sí, sino también en ir concretando alternativas de mayor valor agregado y otros emprendimientos productivos vinculados.

Sabemos que para participar de los desarrollos de industrialización del litio es imprescindible incorporarse a los desafíos de los avances tecnológicos. Por ello, los Ministerios de Producción y de Educación provinciales con el apoyo de los Ministerios Nacionales de Industria, de Planificación Federal, Infraestructura y Servicios y de Ciencia y Tecnología se encuentran trabajando en la puesta en marcha de un “Centro de Desarrollo Tecnológico”. En un futuro no muy lejano, cientos de jóvenes becarios jujeños trabajarán en proyectos de investigación dirigidos por científicos de prestigiosos institutos como el CONICET, a la vez que se facilitará la incubación de empresas para desarrollos tecnológicos nacionales.

Avanzaremos también en la concreción de un “Parque Industrial Minero y Logístico” en la localidad de Susques, con amplia y directa participación de las autoridades locales y comunidades del lugar.

Debo destacar que en los dos proyectos mencionados, de producción de carbonato de litio y potasio aprobados por la autoridad administrativa, se ha convenido la participación de JEMSE en los esquemas societarios, con un 8,5% del paquete accionario y representación en los respectivos directorios.

También en materia minera debo informar que venimos trabajando en mejorar los sistemas de información, blanqueo de padrones y registros, controles e inspecciones acompañado de una fuerte promoción de las potencialidades de nuestros recursos y cualidades que estamos en  condiciones de ofrecer para las inversiones en exploración y eventual producción.

Para esto último recurrimos a ferias, exposiciones, jornadas y distintos foros a nivel regional, nacional y también internacional, utilizando la mayoría de las veces las estructuraciones que realiza la Secretaría de Minería de la Nación, la Organización Federal de Estados Mineros (OFEMI), -cuya Presidencia y Secretaría Ejecutiva detentamos-, la Cámara Minera Argentina (CAEM), la Cámara de Servicios Mineros (CASEMI) y las Universidades. Dejo a disposición de los Sres. Legisladores el detalle de estas intervenciones.

Igualmente les acerco información más que alentadora del área minera respecto de proyectos de exploración que van dando buenos y expectantes resultados como “Chinchillas”, en plomo, plata y zinc, y “El Torno” en Santa Catalina. Sobre todo, el primero de ellos, es objeto de un permanente y cuidadoso seguimiento ya que podría llegar a generar un fuerte impacto en la actividad de la región.

Creo sinceramente que un mayor y mejor desarrollo de la actividad minera en nuestro territorio provincial con la premisa clara de sustentabilidad, seriedad en la operación de los proyectos, inversiones seguras, participación de las comunidades, generación de trabajo genuino y priorización del “compre local” en bienes y servicios, además de la participación del Estado en el control, operatividad y rentabilidad minera y un fundamental cuidado y respeto del medio ambiente, es la gran posibilidad de un mayor progreso para nuestra Provincia, con un mejoramiento claro en lo social y económico.

Resta por supuesto mucho por hacer. Sentimos, sabemos y estamos convencidos que se puede. Sólo hay que apostar al diálogo, a la concientización y al indispensable consenso social tomando la clara decisión de superar a los que nada quieren, a los que siempre están en contra buscando su propio rédito sin importar los cientos y miles de hermanos, que por generaciones han venido esperando crecimiento y progreso. Con la minería en Jujuy hay una gran oportunidad y debemos aprovecharla en beneficio de todos los jujeños.

Conforme nos propusimos, avanzamos también en este período en ir fijando políticas más agresivas en materia de Hidrocarburos. Pese a la inestabilidad de las inversiones privadas y a las vicisitudes que se han presentado desde la recuperación de YPF por parte del Estado, hemos logrado un acuerdo con la firma internacional de capitales china “International  Petroleum Engineering Ltd. (JHP)”. Es para iniciar un proyecto de exploración en las áreas petrolíferas denominadas San Salvador, Libertador General San Martín y Santa Clara, en forma asociada con JEMSE que participará en un 20% en la eventual etapa de explotación. La misma operadora ha tomado también el desafío de avanzar en el desarrollo del yacimiento Caimancito, con un proyecto de inversión superior a los U$D 60 millones, lo que genera muchas expectativas en la región.

Se  tratará además de hacer y seguir un correcto monitoreo de la gestión ambiental en la zona con equipamientos, criterios y conceptos más modernos que los tenidos en cuenta, livianamente, en tiempos anteriores. Algo similar a lo que sucedió con temas mineros, como el caso de Metalhuasi, abandonada hace más de 20 años, y que recién en el año que pasó se pudo concluir con el tratamiento, transporte y disposición final de las escorias de Abra Pampa, en una labor de remediación que no tiene antecedentes en el País. Con financiamiento asegurado del Banco Interamericano de Desarrollo a través de la Secretaria de Minería de la Nación, si todo va conforme lo previsto, este año terminaremos la tarea, desmantelando el predio de la planta y se construirán obras de uso público en los sectores remediados, conforme fuera resuelto en talleres participativos con vecinos de la ciudad.

Otras áreas productivas han sido también objeto de atención y apoyo por parte del Gobierno. Entre esas acciones, destaco la iniciación de las obras del Canal Intervalles, sobre los ríos Perico y Grande, que están en plena ejecución; el “Mejoramiento del Área Productiva de San José del Bordo” y la “Refuncionalización del sistema de riego Arroyo Colorado” en Santa Clara con financiamiento de bancos internacionales, por intermedio del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP) por algo más de U$D 6 millones.

Estas acciones permitirán mejorar la productividad de cerca de 8.000 has., beneficiando a más de 150 unidades agrícolas, lo que devendrá en un importante impacto económico y demanda laboral. Con obras e inversiones de menor envergadura se ha potenciado también a casi 200 unidades productivas  agrícolas en Yuto, El Bananal  y se avanza en la construcción de un sistema de represas en Palma Sola.

Especial mención merece el convenio de cooperación y transferencia celebrado el año pasado entre el Ministerio de Producción y una UTE de empresas jujeñas radicadas en Palpalá, con la participación del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y el Instituto Nacional de Tecnología Agrícola (INTA) que permitió el desarrollo de una máquina cosechadora de arrastre. Mucho esfuerzo de coordinación público-privado permitió que, en estos días, se terminara la construcción del primer prototipo bautizado “Pachamama” y que será utilizado en programas de fortalecimiento para la pequeña y mediana agricultura. Los entes nacionales colaborarán en la presentación y comercialización del producto con posibilidades de inserción en provincias y países vecinos. Este avance de industrialización local y de transferencia de tecnología constituye en sí una esperanza de revalorización del sector metalmecánico, que resultó tan castigado en nuestra provincia en los últimos años.

Pretendemos este año avanzar más fuertemente en la generación y concreción de los  parques industriales, logísticos y centros tecnológicos y de servicios que se proyectaron en distintos puntos de la Provincia, dándole la correspondiente participación a la Cámara del sector y destacándose el avance logrado en Perico con la sanción de la ley respectiva y la reglamentación vigente.

Fructífera ha sido también en el año, la labor desarrollada por el Consejo de la Microempresa, apoyando crediticiamente emprendimientos vinculados a servicios, turismo, artesanías, comercio y, en menor medida, agrícolas y ganaderos. La asistencia financiera ha superado los $ 10 millones y han tenido incidencia tanto en la Capital como en el interior de la Provincia. Pormenorizada información queda a disposición, más allá de la profusa difusión que la misma ha tenido en algunos medios.

Creo sinceramente en la iniciativa privada, por más modestos que sean los proyectos, y en la necesidad de financiamiento para poder hacer operativas las mismas. Sin embargo, insisto en la absoluta necesidad de coordinar esfuerzos y acciones entre las distintas áreas con capacidad de préstamo y fundamentalmente en la elaboración y concatenación de los mismos para lograr sustentabilidad de los emprendimientos y asegurar cadena de valor y comercialización. En el mismo sentido, pongo en conocimiento que en Octubre de 2012, por decreto del Poder Ejecutivo se declaró al “emprendedorismo” objeto de promoción y fomento por parte del Estado Provincial.

Igualmente alentadores son los indicadores y resultados obtenidos en la actividad turística, con un notable mejoramiento en la interacción de los sectores involucrados. Paulatinamente, se va consolidando el “destino Jujuy” como lugar de alojamiento, habiéndose registrado un incremento cercano al 4% en la estadía media y también un importante crecimiento del gasto diario promedio por turista habiendo superado el “gasto en destino” los $ 300 millones. Este año, con asesoramiento adecuado, hemos decidido ampliar la presencia de la provincia en ferias y eventos; y haremos un giro en los medios y forma de promoción de nuestra potencialidad turística.

La duplicación de vuelos, desde y hasta Buenos Aires, ha tenido también su incidencia y tramitamos su ampliación, con destinos intermedios con Aerolíneas Argentinas y la posibilidad de algunos vuelos con ciudades importantes de Bolivia operados por privados o por nuestra empresa estatal, lo que ayudará a un mayor desarrollo.

Hay que reconocer el esfuerzo grande que hacen los sectores privados y públicos particularmente de la mayoría de los Municipios del norte y el ramal,  en difundir las potencialidades y mejorar los servicios del turismo.

Creo sí, que debemos trabajar muy fuertemente en generar un mayor atractivo para el turismo en nuestra ciudad capital. San Salvador de Jujuy debe ser punto de ingreso, recepción y distribución de los visitantes y transformarse, a la vez, en un centro de interpretación de toda la Provincia, con un perfil que la diferencie como ciudad pintoresca, colonial, histórica, gauchesca y heroica, tal cual la define la Ley Nacional 25.664. Los atractivos de los que alguna vez nos sentimos orgullosos deben ser destacados y puestos en valor.

Para cumplir esas metas, debemos llamar a una toma de conciencia de los jujeños y trabajar conjuntamente con la Municipalidad de la Capital, en pos de ese objetivo dejando de lado cualquier mezquindad. Tenemos que propender a un mejor ordenamiento del tránsito vehicular y peatonal así como también mejorar la señalización turística y eliminar la contaminación visual;  recuperar fachadas de casas antiguas y edificios públicos, como comenzamos a hacer con el Municipio para el Bicentenario de nuestro Éxodo; revalorizar espacios verdes con mayor iluminación y limpieza y reducir la venta ambulante sobre todo de comidas en la calle. En estos cambios pendientes se incluyen además: construir espacios de entretenimiento y ocio diurno y nocturno; morigerar los efectos negativos de los cortes y movilizaciones, coordinar adecuadamente la puesta en funcionamiento de la Nueva Terminal de Ómnibus y muchas cosas más. Nadie puede lograrlo solo, debemos aunar esfuerzos y tratar entre todos de recuperar nuestra Tacita de Plata.

Fundamental serán también, en este aspecto, las gestiones y políticas que se puedan desarrollar desde la nueva Secretaría de Cultura de la Provincia que, como objetivos prioritarios tiene la de facilitar el acceso a la producción y consumo de bienes culturales, estimular los talentos creativos, particularmente de nuestros jóvenes, y poner fuertemente en valor el patrimonio cultural e histórico de los Jujeños.

Las ganas y voluntad puestas de manifiesto tanto en la organización de los eventos, como en la tarea de enseñanza y concientización y la desinteresada participación de muchísima gente y otras agrupaciones de la sociedad vinculadas a la cultura, a la historia y a nuestras tradiciones, particularmente en los Bicentenarios que estamos evocando, hacen más que auspiciosa las posibilidades de una convocatoria a todos y una construcción en conjunto, los jujeños nos lo debemos.

Todas estas expectativas favorables que, respecto de las distintas actividades productivas he venido desarrollando y que pretendo sean compartidas por Uds., me llevan a  plantear, en esta instancia, una cuestión, a mi criterio relevante, y que compromete a todos a un debate y también a un  acompañamiento: Entre los años 2000 y 2012, el número de usuarios del servicio de  energía eléctrica en la Provincia de Jujuy creció exponencialmente. Ese incremento representa un 46% promedio y los registros indican que hemos pasado de 120.000 a 180.000, los usuarios que demandan la prestación,  registrándose los mayores índices de ese fenómeno en La Quiaca, Perico, Tilcara, San Salvador y San Pedro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *